Tatiana Figueroa Ramírez: poesía personal y auténtica

Portada » Tatiana Figueroa Ramírez: poesía personal y auténtica

Para Tatiana Figueroa Ramírez, la poesía es un vehículo para desahogarse y manifestar su identidad como afroboricua. Nacida en Puerto Rico, pero criada en los Estados Unidos, cuenta con diversas experiencias que han impactado su vida.

Tatiana Figueroa Ramírez ve un reflejo en escritoras puertorriqueñas, como Julia de Burgos y Esmeralda Santiago. (Foto suministrada)

Las colecciones de poemas «Coconut Curls y Café con Leche» y «Despojo» son evidencia escrita de sus vivencias. Admiradora de puertorriqueñas como Julia de Burgos y Esmeralda Santiago, Figueroa Ramírez interesa continuar su trabajo literario, de escritura, presentaciones y talleres, apoyando a comunidades marginalizadas representando su identidad en el DMV (Washington, D.C., Maryland y Virginia).

En una conversación virtual, Tatiana contó su origen y cómo las palabras han transformado su manera de contar su vida.

¿Cuál es tu historia?

`Nací en Puerto Rico y me crié en los Estados Unidos. Mi papá estaba en el ejército así que nos mudamos bastante lo cual en el momento no me gustaba mucho pero sí me ayudó en aprender sobre diferentes culturas, tener diferentes experiencias y entender la importancia de la familia. Ahora que pienso en como me crié, estoy muy agradecida por todo lo que aprendí y por la relación que tengo con mi familia, particularmente mi mamá y las mujeres de mi familia. Siempre he admirado a mi mamá, mis abuelas, mi bisabuela, y mis tías por ser mujeres independientes y valientes, pero también súper creativas y amorosas.  

Viendo a mi mamá criar tres hijos en sitios que no conocía mientras mi papá estaba trabajando, pude conectar mucho con ella. Nos mostró tanto cariño y atención. Siempre nos hablaba de nuestra historia familiar y sus experiencias y me hizo más curiosa saber más de la vida, del pasado y de la gente. Me inspiró mucho y me empujó a explorar más. Creo que gracias a ella fuimos unos niños muy creativos. Tocaba el cello y fui bailarina y Mami siempre me apoyó (a mí y a mis hermanos) y sin ese apoyo la exploración creativa es muy difícil.

En el 2013, me gradué de la Universidad de Maryland, Baltimore County donde recibí mi bachillerato en literatura. He estado trabajando con organizaciones de fines de lucro y de educación con un enfoque en estudiantes de comunidades marginalizadas. He tenido la oportunidad de dar talleres de poesía y realizar eventos creativos mayormente en la área de Washington DC. Ahora estoy para recibir mi maestría en administración pública de la Universidad de Maryland porque quiero continuar mi trabajo creativo con comunidades marginalizadas”.

¿Cómo llegaste a la escritura creativa?

“Cuando niña era muy callada y tímida, pero muchas cosas estaban pasando en mi vida así que tuve que encontrar como desahogarme. Siempre me ha gustado escribir así que empecé a escribir para desahogarme. Desahogando mis emociones se convirtió en escribir poemas y con el tiempo mi interés siguió creciendo. De allí empecé a leer más poesía y ver videos de poesía para seguir mejorando como poeta. Mientras más exploraba el mundo de la poesía más me veía representada y me interesó más la poesía”.

¿Cómo tu identidad puertorriqueña se ve reflejada en tus poemas?

“Mi identidad tiene todo que ver con mis poemas. Primero que nada, pienso que para ser poeta hay que ser auténtico y siempre intento escribir de un punto personal y auténtico. Puerto Rico siempre está en el fondo de mis experiencias… a veces más obvio que otras veces, pero siempre existe. Por ejemplo, a veces mis poemas ocurren en Puerto Rico, a veces incluyen palabras en español o a veces hay detalles que son específicos a Puerto Rico como cuando hablo del pan sobao. Aunque no me crié en Puerto Rico, he pasado mucho tiempo allí y cómo me crié está basado en la cultura puertorriqueña así que es casi imposible hablar de un punto auténtico sin tener algún reflejo de mi identidad boricua”.

Tatiana destaca sus vivencias como afroboricua en su poesía. (Foto suministrada)

¿Qué te inspira de mujeres boricuas en la literatura, como Julia de Burgos y Esmeralda Santiago?

“Lo primero que me inspiró fue el hecho de que me vi reflejada en ellas. Como no fui a la escuela en Puerto Rico, mi educación no incluyó muchos escritores puertorriqueños, especialmente mujeres puertorriqueñas. Cuando fui expuesta a Julia de Burgos y Esmeralda Santiago fue como que descubrí un mundo secreto donde ser Latino no significaba ser nada más Mexicano. Igual cuando descubrí el spoken word. Sentí como que finalmente estaba interactuando con arte escrito para mi.

Aparte de eso, Julia de Burgos y Esmeralda Santiago son mujeres que han demostrado su fuerza, independencia, talento y genio (en mi opinión). Son feministas y no le tienen miedo a compartir sus verdades. Ninguna de las dos representan la perfección, pero sí una autenticidad que encuentro admirable.

También siempre he apreciado el elemento de desafío y el no conformarse que las dos han incluído en sus trabajos. Aunque quizás hay personas que no piensan igual que ellas, creo que cualquier persona puede reconocer la pasión de esas dos mujeres”.

¿Cómo exploras tu identidad afroboricua en tus trabajos creativos?

“Bueno, es un proceso bastante complejo, pero tiene mucho que ver con mis experiencias. Lo primero es que hay que reconocer que mis experiencias no son las experiencias de todos, pero, en mi exploración, trato de mantener mi autenticidad como siempre y no añadir. Sí, me hago muchas preguntas, reflejo en mis experiencias y me educo. Trato de ser flexible en el sentido de que no lo sé todo. Por ejemplo, cada persona tiene que aprender sobre sus privilegios y como lo que uno hace puede contribuir a la borradura, sin querer o no. Busco mi realidad y en eso he encontrado cosas contradictorias, cosas impactantes, cosas dolorosas y cosas sorprendentes. Pero es complejo porque sigo explorando y sigo aprendiendo”.

Háblanos sobre «Coconut Curls y Café con Leche» y «Despojo». ¿Cuál fue el motor de estas obras?

“Bueno, Coconut Curls y Café con Leche tuvo mucho que ver con mi identidad como puertorriquena, como hija, como mujer. Al principio, mi intención no era escribir una colección con estos poemas, pero después de un tiempo vi que algo se estaba formando. Allí fue que enfoqué los temas más y empecé a construir la colección. Con este libro queria hablar de la identidad, de mi cultura y de las experiencias de las mujeres, particularmente las mujeres de color.

Para Despojo quería eso mismo. Un despojo de la negatividad y quería eso para mis lectores también. La colección incluye poemas relacionados a temas difíciles, pero también quería brindarles luz a mis lectores. Por eso es que al final de la colección los poemas se enfocan en la esperanza”.

Tatiana realiza presentaciones y talleres presenciales y virtuales para el público general. (Foto suministrada)

¿Cómo las personas pueden interactuar contigo en presentaciones o participar de tus talleres?

“Siempre comparto mis eventos en mis redes sociales así que esa es la manera más fácil para que la gente se entere de lo que estoy haciendo. Me encanta Instagram, pero también estoy en Facebook y Twitter. Se pueden conectar conmigo @msauciana”.

¿Cuáles son tus planes futuros?

“Este año espero terminar mi próximo proyecto para publicar otro libro. Quiero seguir escribiendo y explorando diferentes temas para motivar a mis mujeres de color. También tengo planes de compartir una serie de videos junto con una artista increíble, Jennifer Albarracin. Veremos a ver que mas me regalará el futuro”.

Conoce más sobre Tatiana Figueroa Ramírez en su página web, www.sincerelytatiana.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: